Los 9 errores más comunes al contratar un fotógrafo de bodas

¿Estás buscando el fotógrafo ideal para tu boda? ¿Quieres que capture los momentos más bonitos, emotivos y divertidos de tu gran día? ¿Te gustaría tener un álbum de boda de ensueño, que refleje tu personalidad, tu estilo y tu historia de amor? Si la respuesta es sí, estás en el lugar adecuado. En este artículo te vamos a mostrar los errores más comunes al contratar un fotógrafo de bodas, qué debes evitar y qué debes exigir a tu fotógrafo de bodas.

El fotógrafo de bodas es uno de los proveedores más importantes de tu boda, ya que será el encargado de inmortalizar los recuerdos de tu día más feliz. Por eso, elegir al fotógrafo adecuado es una decisión que no debes tomar a la ligera, sino que debes informarte, comparar y negociar con varios profesionales, hasta encontrar al que mejor se adapte a tus necesidades y expectativas.

Para ayudarte a tomar la mejor decisión, hemos recopilado los 9 errores más comunes al contratar un fotógrafo de bodas, basándonos en la opinión de expertos y en los testimonios de parejas. Te contamos qué debes evitar y qué debes exigir a tu fotógrafo de bodas, para que el resultado sea el que siempre soñaste.

1. Elegir al fotógrafo solo por el precio

Uno de los mayores errores que cometen algunas parejas es contratar al fotógrafo más barato, pensando que así ahorrarán dinero. Sin embargo, lo barato puede salir caro, si el fotógrafo no tiene la experiencia, la calidad o el estilo que buscas. No se trata de pagar una fortuna, sino de buscar una buena relación calidad-precio, que se ajuste a tu presupuesto y a tus gustos.

Para evitar este error, te recomendamos que compares las tarifas, los servicios y los trabajos de varios fotógrafos, y que elijas al que te ofrezca la mejor opción, teniendo en cuenta no solo el precio, sino también la profesionalidad, la confianza y la satisfacción que te transmita. Recuerda que las fotos de tu boda son una inversión a largo plazo, que te permitirán revivir tu día B siempre que quieras.

2. No pedir referencias ni opiniones

Otro error muy común es contratar al fotógrafo sin conocer su trabajo ni su reputación, confiando solo en su publicidad o en su palabra. Sin embargo, esto puede ser muy arriesgado, ya que puedes llevarte una sorpresa desagradable el día de tu boda, si el fotógrafo no cumple con lo que te prometió, o si su trabajo no es lo que esperabas.

Para evitar este error, te recomendamos que pidas referencias y opiniones a otras parejas que hayan contratado al fotógrafo que te interesa, y que revises su portafolio, su página web y sus redes sociales, para ver sus trabajos anteriores y su estilo. Así podrás comprobar su experiencia, su calidad y su profesionalidad, y tener una idea más clara de lo que puedes esperar de él.

3. No firmar un contrato ni establecer unas condiciones

Otro error muy frecuente es contratar al fotógrafo sin firmar un contrato ni establecer unas condiciones claras y detalladas, que especifiquen los servicios que se van a prestar, el precio que se va a pagar, las formas de pago, las fechas de entrega, las penalizaciones por incumplimiento, etc. Esto puede generar malentendidos, confusiones y problemas, que pueden arruinar tu boda o tu álbum.

Para evitar este error, te recomendamos que exijas al fotógrafo que te haga un contrato por escrito, que incluya todos los aspectos importantes de la contratación, y que lo leas con atención antes de firmarlo. También te recomendamos que establezcas unas condiciones con el fotógrafo, que definan el tipo de fotos que quieres, el número de horas que va a trabajar, el número de fotos que va a entregar, el formato y el estilo del álbum, etc. Así podrás evitar sorpresas y reclamar tus derechos en caso de que algo salga mal.

continuar

4. No conocer ni comunicarse con el fotógrafo

Otro error muy habitual es contratar al fotógrafo sin conocerlo ni comunicarse con él, confiando solo en su trabajo o en su fama. Sin embargo, esto puede ser un gran error, ya que el fotógrafo es una persona que va a estar presente en tu boda, que va a interactuar contigo, con tu pareja y con tus invitados, y que va a captar la esencia y la emoción de tu día. Por eso, es importante que haya una buena conexión, una buena comunicación y una buena confianza entre el fotógrafo y los novios.

Para evitar este error, te recomendamos que conozcas al fotógrafo antes de contratarlo, que tengas una entrevista personal con él, que le cuentes cómo es tu boda, qué esperas de él, qué te gusta y qué no te gusta, etc. También te recomendamos que mantengas el contacto con él durante los meses previos a la boda, que le envíes fotos de inspiración, que le consultes dudas, que le pidas consejos, etc. Así podrás crear un vínculo, una complicidad y una confianza, que se reflejarán en las fotos de tu boda.

5. No hacer una sesión preboda ni postboda

Otro error muy frecuente es no hacer una sesión preboda ni postboda con el fotógrafo, pensando que son innecesarias o que son un gasto extra. Sin embargo, estas sesiones pueden ser muy beneficiosas, tanto para los novios como para el fotógrafo, ya que les permiten conocerse mejor, ensayar poses, probar estilos, romper el hielo, etc. Además, estas sesiones pueden ser muy divertidas, originales y románticas, y pueden dar lugar a unas fotos preciosas y diferentes.

Para evitar este error, te recomendamos que hagas una sesión preboda y una sesión postboda con el fotógrafo, que puedes incluir en el paquete de contratación o negociar aparte. La sesión preboda se suele hacer unos meses antes de la boda, en un lugar que tenga un significado especial para los novios, como el lugar donde se conocieron, donde se comprometieron, donde les gusta ir, etc. La sesión postboda se suele hacer unos días o unas semanas después de la boda, en un lugar que tenga un contraste con el de la boda, como la playa, el campo, la ciudad, etc.

6. No darle libertad ni espacio al fotógrafo

Otro error muy habitual es no darle libertad ni espacio al fotógrafo, queriendo controlar todo lo que hace, cómo lo hace, cuándo lo hace, etc. Sin embargo, esto puede ser muy contraproducente, ya que puede limitar la creatividad, la originalidad y la calidad del fotógrafo, y puede generar tensión, estrés y conflicto entre el fotógrafo y los novios.

Para evitar este error, te recomendamos que confíes en el fotógrafo, que le dejes hacer su trabajo, que le des libertad para moverse, para elegir los ángulos, para captar los momentos, etc. También te recomendamos que le des espacio, que no le agobies, que no le interrumpas, que no le presiones, etc. Recuerda que el fotógrafo es un profesional, que sabe lo que hace, y que quiere lo mejor para tu boda.

7. No darle importancia ni tiempo a las fotos de pareja

Otro error muy frecuente es no darle importancia ni tiempo a las fotos de pareja, pensando que son secundarias o que son aburridas. Sin embargo, estas fotos son las más importantes y las más bonitas de tu boda, ya que son las que reflejan el amor, la complicidad y la felicidad de los novios. Por eso, merece la pena dedicarles un tiempo y un cuidado especial, para que salgan naturales, espontáneas y románticas.

Para evitar este error, te recomendamos que le des importancia y tiempo a las fotos de pareja, que las planifiques con antelación, que elijas un lugar y un momento adecuados, que te relajes, que te diviertas, que te mires, que te beses, que te abraces, etc. También te recomendamos que hagas una sesión preboda y una sesión postboda, que te ayudarán a soltarte, a ensayar y a tener más fotos de pareja.

8. No cuidar los detalles ni el fondo de las fotos

Otro error muy común es no cuidar los detalles ni el fondo de las fotos, dejando que salgan elementos que puedan distraer, molestar o afectar el resultado de las fotos, como cables, basura, carteles, personas, etc. Sin embargo, estos elementos pueden arruinar las fotos, ya que pueden restar protagonismo, belleza y armonía a los novios y a la boda. Por eso, es importante que cuides los detalles y el fondo de las fotos, para que salgan limpios, claros y bonitos.

Para evitar este error, te recomendamos que cuides los detalles y el fondo de las fotos, que los elijas con criterio, que los revises antes de hacer la foto, que los cambies si es necesario, que los tapes o que los borres. También te recomendamos que te comuniques con el fotógrafo, que le digas lo que quieres y lo que no quieres, que le pidas que te oriente y que te corrija, que le hagas caso y que confíes en su criterio.

9. No disfrutar ni sonreír en las fotos

El último error, pero no por ello menos importante, es no disfrutar ni sonreír en las fotos, pensando que son una obligación o una molestia. Sin embargo, esto puede ser un gran error, ya que las fotos son una oportunidad para divertirse, para expresarse, para emocionarse, para recordar, etc. Además, las fotos son el reflejo de tu estado de ánimo, de tu personalidad y de tu felicidad, y si no disfrutas ni sonríes, las fotos saldrán apagadas, forzadas y tristes.

Para evitar este error, te recomendamos que disfrutes y que sonrías en las fotos, que te olvides de la cámara, que te relajes, que te diviertas, que te emociones, que te dejes llevar, etc. También te recomendamos que te comuniques con tu pareja, que le mires, que le beses, que le abraces, que le hagas reír, que le digas cosas bonitas, etc. Recuerda que las fotos son una forma de celebrar el amor, de captar la esencia y la emoción de tu boda, y de crear un recuerdo único e irrepetible.

Estos son los 9 errores más comunes al contratar un fotógrafo de bodas, qué debes evitar y qué debes exigir a tu fotógrafo de bodas, para que el resultado sea el que siempre soñaste. Esperamos que este artículo te haya sido útil y que te haya ayudado a tomar la mejor decisión. Recuerda que el fotógrafo de bodas es uno de los proveedores más importantes de tu boda, ya que será el encargado de inmortalizar los recuerdos de tu día más feliz. ¡Te deseamos una boda y unas fotos de ensueño!